Durante el período de lactancia, un cachorro recibe anticuerpos de la leche materna. Esta inmunidad natural comenzará a desaparecer con el tiempo, y se irá pronto luego del destete. En consecuencia, alrededor de las 8 o 10 semanas de edad, un cachorro está propenso a sufrir diferentes enfermedades.