Muchos dueños de gatos y perros consideran la vacunación como una necesidad. Saben que al igual que los niños, los animales precisan de cierta protección y es conveniente que el médico veterinario se haga cargo de todo el asunto.